Esta columna la escribí para la Revista Vive! de VTR, y aparece publicada en la presente edición de Julio.

Era comienzos de los noventa cuando Martes 13, el mítico programa que en ese entonces conducía Javier Miranda junto a Viviana Nunes, nos tuvo a todos los chilenos expectantes ya que parte de su contenido sería emitido ocupando tecnología 3D, para esto se distribuyeron lentes de papel celofán en diarios y revistas, para que desde cualquier televisor pudiéramos ver esos musicales en tres dimensiones. Unos adelantados para la época, pero recuerdo que lo que vi no cumplió con mis expectativas; Fue mi primera experiencia de video en 3D.

Ya han pasado 18 años de eso, la tecnología ha evolucionado y el cine ha logrado volver a posicionar el 3D como el concepto de moda, en una lucha brutal por marcar la diferencia y llevar gente a sus salas, pero no fue hasta que James Cameron trabajó desarrollando increíbles efectos con cámaras especialmente diseñadas, para llevar Avatar a la pantalla grande, cuando el 3D recién vuelve a tener sentido.

Y mientras el cine avanza los fabricantes de tecnología para nuestros hogares no paran, y si demoraron varios años en llevar imágenes de alta definición (HD) a nuestras casas, con el 3D esto fue de un día para otro, gracias a lo cual ya se pueden adquirir los primeros televisores 3D en nuestro país. Porque el 3D es la vedette de este año, y lo vimos en el CES (Consumer Electronics Show de las Vegas), todos los fabricantes de televisores anunciaron sus equipos 3D para este año.

Pero en esta loca carrera parece que se ha olvidado que el contenido es lo importante, ya que éste sigue siendo muy escaso. Por un lado tenemos el Blu-Ray, tecnología que lleva unos años y ha costado posicionar en nuestra país debido a la piratería y a los altos precios de sus equipos (que recién comienzan a bajar), el Blu-Ray 3D ya es una realidad y será la forma más rápida de acceder a contenido 3D. Y por otro lado tenemos a las distribuidoras de contenido, como lo es VTR, que ya están realizando pruebas para emitir este tipo de contenidos, pero en realidad, no hay mucho que ofrecer ya que a los canales les falta harto para eso, de hecho ni siquiera hay muchos canales en HD en parrilla.

Por lo mismo a veces siento que la televisión 3D se podría transformar una promesa incumplida este año, no tiene ningún sentido gastar millones de pesos en un televisor 3D y un Blu-Ray 3D en el que sólo tendremos algunas películas que ver. Me parece más sensato pensar en el HD como el presente en tecnología digital, una realidad que sí cuenta con mucho contenido.

Por último, me ha tocado ser testigo de pruebas de televisión en 3D en distintos televisores y mi experiencia con el tema es que es muy distinto ver contenido adaptado para ser visto en 3D, como una película, a un contenido desarrollado especialmente para esta tecnología, desde el guión, en donde el espectador juega un rol fundamental y es capaz de involucrarse en una experiencia que sólo se logra con esta tecnología.

Nos falta un poco para el 3D, no dudo que es el futuro en imagen y entretención para nuestros hogares, pero quizás llegó muy rápido, ¿O no?.