No cabe duda que este es el año de Android, el sistema operativo de Google para teléfonos móviles avanza a pasos agigantados ocupando una importante cuota del mercado de los smartphone, y este año hemos tenido una oleada de equipos que cuentan con él, una especie de auge que se ve en nuestro país con lanzamientos de casi todas las marcas, aunque a diferencia del mercado gringo o canadiense las versiones de Android con las que vienen estos teléfonos son algo antiguas.

Por eso aprovechando que me robaron mi iPhone y gracias a LG, estoy usando un LG Eve GW620 como teléfono principal (pueden leer mi review del equipo en el Blog de LG). Y mi primera experiencia con Android me atrapó, y eso es que sólo estoy ocupando la versión 1.5, van en la 2.2. Es que Android tiene todo lo que siempre critiqué del iPhone y desde su primera versión.

Android es multitasking por defecto, las aplicaciones corren en segundo plano y notifican en la parte superior dependiendo de la actividad y de la configuración. Así que ahora por ejemplo, uso Seesmic como cliente de Twitter y me notifica cuando tengo menciones o mensajes directos nuevos. Lo mismo pasa con mis conversaciones en Gtalk, ya que la aplicación nativa que trae para chatear es demasiado buena.

Pero donde más he notado que Android es superior al iPhone es para mi pega, ya que trabajo a full con aplicaciones de Google (Calendar, Docs, Gtalk, Gmail) y en el iPhone la integración con Google nunca fue muy buena. Por ejemplo: Mi principal problema es que tengo todas mis cuentas de Gmail y Google for Apps centralizadas en una, así puedo recibir y enviar desde varias cuentas de Gmail accediendo sólo a una, y esta “sencilla” integración nunca la pude lograr con el iPhone, ya que los mails de salida siempre eran desde la cuenta que tuviera configurada, y para que hablar de los calendarios compartidos y los contactos, nunca se me sincronizaron bien.

Pero a pesar de que en la integración con Google lógicamente su sistema operativo es mejor que el del iPhone, creo en capacidades multimedia y calidad de aplicaciones el iPhone le gana a Android, a pesar de que este último cuenta con una tremenda tienda de aplicaciones en donde siempre encuentro lo que busco, y que en la práctica todo lo que hacia en el iPhone lo puedo hacer en el Android hacerlo en el iPhone es un poquito más simple y “bonito”.

Por eso estoy feliz como nuevo usuario de Android, tanto así que ni siquiera he probado el iOS4 y no estoy muy ansioso por el iPhone 4, ahora me entusiasma más un Nexus One o un HTC Desire (porque el EVO 4G no funciona en Chile). Pero no quiero decir que me cambié a Android para siempre, me gusta probar alternativas así que este segundo semestre veré con cuál teléfono me quedo.