Hace tiempo que no escribía acá, han sido semanas difíciles por problemas de conexión, producto del terremoto. Por haber cumplido un sueño que tenía hace rato, ser independiente (o emprendedor como le gusta decir a muchos) y por haber tomado el desafío más grande para un hombre, ser padre. Por eso, ahora que mi hijo tiene 9 días y que mis horas de trasnoche son más estables, he querido retomar mis labores de blogger, pero en realidad no hay nada que llame más mi atención que mi hijo. Y como este blog es de cosas que me llaman la atención, quería compartir mi experiencia con ustedes.

He pasado por varias etapas antes de que naciera, la primera fue por un desconcierto total sobre el futuro en familia, para lo cuál me dejaba llevar por experiencias de amigos que habían sido padres, y el consejo más recurrente es: aprovecha de dormir antes de que nazca. Esto no deja de ser cierto, pero ahora que lo estoy viviendo siento que es un poco exagerado. Un hijo recién nacido pasa despierto en promedio 3 horas al día, contando los trasnoches, así que el tema es saber acostumbrarse a acostarse más temprano, y aprovechar de dormir mientras tu hijo duerme. Ahora ando como zombie durante el día, pero cualquier minuto que tengo de descanso me duermo inmediatamente, y es mucho más grato dormir con el en mis brazos (aunque no se recomienda mucho porque se acostumbran).

Otro mito que me ha tocado es el tema de los pañales, muchos me decían que iba a gastar mucha plata comprando pañales, y lo cierto es que eso se transforma en un paquete de pañales a la semana, o sea unos 20 mil pesos adicionales al mes, lo que no considero tanto, y no es que me sobre la plata.

Por otro lado, el parto fue el momento más importante de esta primera etapa, en donde la ansiedad por conocer a tu hijo que esperaste casi 9 meses se concreta en no más de 20 minutos en un quirófano en un proceso rutinario para el equipo médico, pero que para mi significó el momento más importante de mi vida. Por lo mismo me preparé para ese momento en donde la labor de un padre, junto con apoyar a tu mujer, es documentar el proceso (si todo lo hace la madre y el hijo); Renovando mi vieja cámara digital, comprando una cámara de video y actualizando mi cuenta Flickr Pro.

Es que un hijo es mágico, llena con alegría todo lo que lo rodea y de paso ha traído más energía para desarrollar mi trabajo. Cuando dicen que vienen con una marraqueta bajo el brazo se refieren a la forma en como miras el mundo, lleno de oportunidades y desafíos. Un hijo cambia todo y para siempre. Por eso creo que ser padre no es difícil, si no que es el emprendimiento que más grande que puedes tener. Alguien me dijo en twitter que un hijo es el mejor gadget, y ahora lo confirmo.