carfinder11-02Me agota ver que la realidad aumentada en Chile está tan maltratada por burdos usos en marketing y publicidad digital, lo que hace a los usuarios creer que su única función es acercar algo a la pantalla para que te muestre un mal hecho video en 3D. La realidad aumentada no es algo nuevo, y para que se hagan una idea simple de lo que se trata, es entregar información virtual, en un contexto real, por medio de dispositivos externos.

Por ejemplo: cuando veíamos ochenteras películas como Robocop o Terminator, en donde estos robots miraban el mundo y en su retina se proyecta información especial sobre el entorno, como identificar a los sujetos que estaban mirando, o simplemente que les apareciera una mira para apuntar su arma… Eso es realidad aumentada.

Pensar que sólo es un truco publicitario me descompone, sobre todo ahora que gracias a teléfonos como el iPhone, que integran cámara, GPS y brújula digital, podemos encontrar real utilidad a esta tecnología. Como es el caso de Car Finder, un pequeño programa que nos ayuda –gracias a la realidad aumentada– a encontrar nuestro auto en el estacionamiento (a mi siempre se me pierde).

Esto es sólo el comienzo, a medida que vayan apareciendo más dispositivos que permitan interactuar con el entorno comenzarán a aparecer más aplicaciones útiles. Imaginen los usos que se pueden dar en medicina, en donde a un doctor por medio de lentes especiales se le informe sobre el estado del paciente o entregue información adicional sobre la “parte” que está operando. O más cercano aún, un parabrisas del auto que proyecte información sobre el camino y quizás te proyecte hasta la agenda telefónica para llamar.

Esto es sólo el comienzo, y ya es tecnología que está al alcance de todos.