district-9-posterHan pasado 20 años desde que una nave se posó sobre Johannesburgo, esta vez no fue sobre Nueva York, si no que la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica. En un principio todo el mundo puso los ojos sobre esta ciudad, mientras la nave permanecía inherte sin señal alguna de vida. Se programaron misiones de investigación para abordarla y en su interior encontraron millones de alienigenas con aspecto humanoide que luego pasarían a llamar gambas.

Los alienigenas estaban en pésimas condiciones de salud, desamparados frente a lo que a simple vista parecía un abandono galáctico, posados sobre un planeta hostil que nunca estuvo preparado para el encuentro. Los humanos, y en especial el pueblo Sudafricano, les prestó auxilio, tratando de incertarlos como refugiados en la sociedad, pero el comporamiento alienigena era errático, muchas veces se tornaba violento. La solución humana a lo que hasta ese entonces era un problema fue construir refugios para aislar a los visitantes en un ghetto y separarlos de todo contacto con los humanos, que para ese entonces ya estaban aburridos de los visitantes.

Esto es el Disctrito 9, un campo de refugiados alienigenas en Sudáfrica, en donde su sociedad se encuentra marginada a pequeñas chozas formando una especie de toma, en donde su comportamiento violento y errático ha hecho migas con las pandillas de delincuencia Nigerianas.

Historicamente hemos imaginado el contacto con seres de otro planeta como un ataque hostil o un avance en tecnología, en cambio District 9 nos presenta a los alienigenas como refugiados y nos pone en todo momento frente a situaciones comparables con otro tipo de refugiados –humanos– en donde los dilemas morales son la clave del argumento.

Por otro lado la tecnología que traen consigo los visitantes es altamente codiciada por los humanos, sobre todo las armas, pero los intentos de utilizarlas resultan inutiles ya que el armamento sólo funciona con ADN alienigena. Por eso, una institución privada llamada Multi-National United (MNU) obtiene el control político sobre los alienigenas y lidera investigaciones que pretenden tomar el control sobre dicho armamento. El protagonista, un operario de campo de  llamado Wikus van der Merwe, lidera acciones que buscan migrar a los visitantes a un nuevo campo de refugiados, llamado District 10, a 200 kilometros de la ciudad.

Acá es donde comienza la historia.

Todo es relatado como una especie de documental, que a veces se transforma en película de acción e interpretado por desconocidos actores le dan a District 9 un toque poco hollywoodense que se agradece. Y sin duda lo que aumenta el hype es que Peter Jackson fue uno de los productores de la cinta, después de ver el corto “Alive in Joberg” dirigido Neill Blomkamp puso las lucas y se la jugó por sacar adelante este proyecto.

La película tiene fecha de estreno para el 1 de Octubre en Chile, pero ya se considera como la película más descargada de este año, ganandole a X-Men Origins: Wolverine, debido a una serie de copias que circulan por los sitios de descarga. Incluso hay una versión DVDRip que sin duda debe tener a Peter Jackson sacandose el poco pelo que le queda (si es que no fueron ellos mismos los que la liberaron).

Después de verla sólo puedo decir que inmediatemente se transformó en una de mis películas de ciencia ficción favoritas, en donde los conflictos morales que trata hacen cuestionarse la realidad en la que vivimos y sobre todo, las acciones “humanitarias”. Es de esas películas en que quedamos expuestos, que emocionan e impactan, al entregarnos una mirada distinta a este encuentro humano-alienigena.

Todo esto lo hace una película muy recomendable y sin duda es uno de los estrenos imperdibles del año (sin importar donde o como la veas), es de esas películas en que no sabes si reir o llorar en donde los efectos especiales están muy bien logrados e integrados en la trama.

Los dejo con el trailer por si no lo han visto.