Tarjeta Bip!Hace una semana atrás estaba en la caja de Metro para recargar la tarjeta bip!. Hice una fila y llegó mi turno, pero no la encontré (y yo que juraba haberla metido en mi bolsillo derecho del pantalón). Le pregunté a la cajera cuáles posibilidades tenía y me responde “puedes comprar un boleto”. Mas yo no quería boleto, quería mi bip!, que la compré el año pasado y desde entonces me ha acompañado en grandes aventuras.

Me quedé pensando unos momentos ante ella y, de pronto, me acordé que tengo una Cuenta RUT que dice “bip!” abajito y pensé: “bueno, ha de tener el chip y debe ser compatible”, se lo consulto a la cajera y me dice que sólo se puede cargar a través del banco. Yo la quedo mirando con cara de “¿y-si-prueba-mejor?”, entonces comprende el mensaje, me pide la tarjeta y ¡voilà !

Acto seguido: le puse dinero y me fui agradecido de San RFID.

La moraleja (?) de esta historia, es que, si no tienes bip! y no quieres comprar una, o bien se te quedó perdida por ahí, puedes usar una tarjeta bancaria que nos dé el mismo servicio.

Ahora, si quieren saber más sobre la tarjeta, como pagarla, los puntos bip!, los costos y/o la hora de su computador, pueden visitar su sitio, algo que recomiendo para quienes no vivamos en Santiagors y debamos ir de viaje o bien para los santiaguinors despistados. Para todo lo demás, existe Google.

¡Ah! Y antes de que se me olvide, cuando llegué a mi destino, encontré la tarjeta en el mismo bolsillo donde la creí haber guardado, pero eso que quede entre nos ;).