Cadena de exclavoAhora que estamos en una revolución y por fin logramos echar a Huaso, aprovecho de desquitarme y mostrarles mis experiencias vividas por haber estado trabajando para él.

Muchos problemas he tenido. Falta de horas de sueño, estrés, un parche curita en la frente y consumir pastillas como Alprazolam.

Hace varios meses que comencé a recibir llamados telefónicos de Huaso exigiendo ideas para los artículos que debía publicar, lo cual consideré aceptable, pero hace unas semanas, la cosa cambió. Cuando venía de vuelta a mi casa, dos tipos me detuvieron en una esquina que me dijeron varios improperios. Yo pensaba que me iban a asaltar o algo, pero me dejaron seguir. Acto seguido: Huaso me llama al celular y me dice que comience a trabajar en el blog o iba a tener “dos nuevos amigos”. Le pregunté si tuvo algo que ver con lo que me acababa de pasar y colgó.

Lo bueno es que ahora ya estoy libre, hoy dormí muy bien, tengo apetito y me siento realmente mejor. Definitivamente las cosas cambian ahora y es para mejor.