Pues bien, después de las llamadas de Apple y Dell a revisar las baterías de sus portátiles y que en un total suman cerca de 6 millones, y tras el último caso de “explosión” ocurrido en Japón, el gobierno de ese país ha decidido involucrarse en la investigación de este tema… ¿Por qué? simplemente que a cualquiera le parece extraño que si las baterías son creadas por Sony, no exista ningún caso y no haya siquiera una probable investigación dentro de la empresa para saber si también le puede ocurrir a los flamantes dueños de portátiles Vaio. Entre medio, Japón le pidió a Apple una indemnización de 300.000 yen (US$ 2.750) para el pobre tipo que le explotó el laptop.

En fin, raro el tema, por decirlo menos…

Vía: arstechnica.com