Pendrive¡Eh! Acá mi primer artículo para Huasonic, muchas gracias por permitirme este honor :). Y, ahora, el posteo.

Hace un año le compré un “Dispositivo de almacenamiento masivo USB” a mi novia, para que pudiera llevarse a su casa los archivos que manejaba en su práctica.

Pasó el tiempo y, como ella ya no lo usa prácticamente, me lo prestó. Así que yo le doy utilidad para poder llevarme un informe de mi casa a mi oficina.

Así pasé unos días y recordé que existe un Firefox Portable, así que me puse a revisarlo y, para mi sorpresa, en el mismo sitio muestran un montón de programas que se pueden utilizar portablemente 🙂

Pero vamos por partes, como dijo Jack “el Destripador”.

¿Qué es lo que hace de un programa que sea “portable”?

Tal como dice la palabra, es que lo puedas llevar de un lado a otro. Esto gracias a que su instalación no toca ni necesita de más archivos que no sean los de su propio directorio. Además, que sea liviano en su peso (no en gramos, sino en bytes :P).

¿En qué lo transporto?

Para este caso en un pendrive, aunque se me ocurre que en un disco duro externo podría ser también.

En mi caso, uso Portable Firefox para navegar. Así puedo guardar mis contraseñas con confianza :). También utilizo Portable VLC, que reproduce archivos de audio y vídeo. y para chatear por MSN (muy rara vez) uso el Portable GAIM.

Eso sí, he descubierto otros programas que pueden ser portables, por ejemplo, PSPad (para la edición de textos, HTML, PHP, entre otros), Google Talk y mIRC. Eso sí, en estos casos, los instalé e hice copypaste de la carpeta al pendrive.

Como parece que la lista de programas (sin contar los archivos que uso a diario) es algo larga, hay otro programa portable que ayuda a acceder a éstos de manera muy fácil.

En fin. Cada vez va saliendo más y más software para este uso, que es muy conveniente para quiénes no tengan laptop y deban andar por ahí y por allá con sus cosas 🙂