RDF

Es cierto que a muchos nos encanta cuando Apple saca algo nuevo y Steve hace una de sus Keynotes, aunque realmente no tengamos ni un sólo peso para comprar los nuevos iGadgets y sólo podamos soñar y fantasear con ellos de repente en MacOnline.

Pero cuando esto no pasa, se siente la tensión en el ambiente de las Interwebs, una ansiedad extraña y una cascada de rumores que no hacen más que echarle aún más carbón al fuego. Cuando en Febrero los “fun new products” decepcionaron un poco y pasó el 1 de Abril sin pena ni gloria, más echamos de menos ver a nuestro CEO favorito anunciando nuestro próximo vicio.

Mi teoría es: El Reality Distortion Field (RDF, o campo de distorsión de la realidad) de Steve Jobs además de hacernos babear por todo lo Apple, causa adicción. Cuando no recibimos nuestra dosis justa de manzanas, simplemente entramos en un estado de crisis o algo parecido con menos cuática eso sí.

A quién echarle la culpa, porque siempre tiene que haber un culpable, no? La culpa, en parte, es nuestra por obesionarnos con Apple, pero también de Apple por crear demasiadas expectativas. Si no pregunten quién prometió una celebración del aniversario “en grande” en cierto Keynote en Macworld SF en Enero, o quién dijo hace poco que los productos que vienen de Apple son “los mejores que he visto en mi vida.”

¿Qué hacer por mientras? Simplemente encontrarse un hobby y realmente calmarnos un poco con Apple, al final son sólo una compañía que hace gadgets (unos de los mejores, eso sí) y emocionarnos sólamente cuando en verdad viene un Keynote, al final todo esto es como un juego (léase: no para ser tomado así de en serio.)