No he publicado nada en estos días, en realidad no hay mucho que contar, o sea, cosas que me interesen. Por que no estoy ni ahí con contar que la nueva version de Windows se va a llamar Vista, o que los tipos de Macrumors siguen especulando con la salida de los nuevos iBook y MacMini, esta debería ser el proximo martes.
No, esas cosas no me interesan, por que ahora me interesé en saber un poco más sobre Linux y su filosofía, sentía que me estaba quedando en el pasado. Comencé con bajar el Ubuntu, que es una versión de Linux pensada para principiantes, como yo. Hay versiones para x86, AMD64 y PowerPC, cada una en instalador y LiveCD. Me tiré con el LiveCD para x86 y lo hice correr en el PC de la casa, y me gustó mucho Ubuntu por que anteriormente había probado mandrake y knopix y ninguna me gustaba, no entendía nada, pero Ubuntu es a prueba de pasteles.
Ese fué mi primer paso, por que mientras echaba a perder el PC de mi hermana en el iBook bajé el NeoOffice, la versión del OpenOffice para mac, ya que el OpenOffice tiene una versión para PPC pero necesita X11 para correr, por que está pensada para desarrolladores. Así que NeoOfficeJ es la solución para mac.
La verdad es que sí, funciona, nada que decir si nisiquiera ocupo mucho Office, pero lo que no me gustó para nada fué su interfaz, Horrible, parecía un programa de Win 95 corriendo en Tiger, así que nada que hacer, lamentablemente no puedo reemplazar a MSOffice 2004, me vendí, lo sé, pero soy diseñador y de verdad que me caga ver un programa feo, no dan ganas de usarlo, y la versión para mac del MSOffice graficamente es muy atractiva y técnicamente tiene algunas cosas mejores que la versión de Win.
Por último instalé en Vienna en el mac, un nuevo lector de RSS OpenSource, ese si me gustó, tiene la interfaz metalizada de Tiger y casi todas las funciones de el NetNewsWire, 100% recomendable.
Ahora me toca un buen fin de semana en el que voy jugar en el PC de mi hermana instalandole Ubuntu y sometiendola a torturas para que deje su messenger plus alpha mega power y pare un poco de jugar WoW.

Update: Diego me comenta sobre Shiira, un browser opensource, que se me había olvidado nombrar, por que lo tengo hace hartos meses. Shiira es liviano, totalmente funcional y rapido, y lo mejor de todo es que lo encontré super poco “invasivo” lo instalas y no te molesta. Ahora, por mañas personales nunca me acostumbré a usarlo, pero lo recomiendo.